Mi bella Roma 

San Pedro me recibe como siempre, con los brazos abiertos. Huyo del gentío, de los guías titulados en español, de los tenderetes indios y por el camino menos transitado me pierdo, para encontrarme después sin remisión. Cruzo el río, arcángeles desafiantes a ambos lados con sus alas desplegadas y mirada de piedra me dicen adiós... Continue Reading →

Blog at WordPress.com.

Up ↑